Questo sito usa cookie per fornirti un'esperienza migliore. Proseguendo la navigazione accetti l'utilizzo dei cookie da parte nostra OK

Fare Cinema premió a cuatro jóvenes realizadores venezolanos

Data:

09/06/2022


Fare Cinema premió a cuatro jóvenes realizadores venezolanos

Un total de 32 cortos, de 14 estados del país, se disputaron la competencia

Fare Cinema premió a cuatro jóvenes realizadores venezolanos

Joseth Emmanuel Amarista Mora, autor de La Cruz del Cacao, ganó el primer lugar del certamen dedicado a la inmigración italiana. Israel Pérez Araque, realizador de Sangre y Luis Abraham Suárez Castillo, director de Semblanzas de Campilongo, se llevaron el segundo y tercer premio, respectivamente. Con el corto Los amores de mi Nonna, Eros Zinatelli fue galardonado en la categoría “Jóvenes Talentos”, creada para chicos de 14 a 18 años de edad. El jurado evaluador también otorgó tres menciones especiales

La III edición del Concurso de Cortometrajes “Fare Cinema - El Inmigrante Italiano” galardonó el esfuerzo de cuatro jóvenes artistas venezolanos y otorgó tres menciones especiales, durante el acto de premiación de este certamen celebrado el pasado sábado 4 de junio, en una sala desbordada por el público en el Trasnocho Cultural, de Caracas. Con esta ceremonia dedicada a honrar el trabajo de la industria cinematográfica nacional, finalizaron las actividades conmemorativas por los 76 años de la República italiana.

Este concurso del Ministerio italiano de Relaciones Exteriores y de Cooperación Internacional, es organizado por la Embajada de Italia en Venezuela, el Consulado General de Italia en Caracas, el Consulado de Italia en Maracaibo, el Instituto Italiano de Cultura de Caracas, el Comité de los Italianos residentes en el Exterior (COM.IT.ES), la Italian Trade Agency (ITA), la Cámara de Comercio Venezolano-Italiana (Cavenit), la Società Dante Alighieri de Maracay y el Trasnocho Cultural.

Creado en el año 2020, Fare Cinema es un certamen que tiene como objetivo rescatar la memoria de los italianos en Venezuela, mediante la difusión de los valores de la cultura italiana, la importancia del legado de los primeros inmigrantes y su incidencia en el desarrollo del país. Este año, el concurso se propuso resaltar "La cultura italiana en la realidad venezolana: arte, cocina y ciencia”, logrando sumar a la competencia 32 producciones inéditas de 14 estados del país.

Al inaugurar la ceremonia de premiación, el Encargado de Negocios de Italia en Caracas, Placido Vigo, recordó que en cada oportunidad Fare Cinema estimula la creación artística, para que cada persona que tiene una historia guardada “en su corazón, pueda mostrarla en la gran pantalla y hacerla viajar por el mundo. Estoy conmovido de que las personas sigan interesadas y participando en el certamen. Creo que esta sea la mejor manera de valorar a tantos italianos que quieren a Venezuela y que la consideran su propio país”.

Con la entrega de premios de este concurso cinematográfico culminaron las actividades conmemorativas de la Festa della Repubblica italiana, que cada 2 de junio recuerda el histórico referéndum en el que los ciudadanos italianos, tras la caída del Fascismo, acudieron a las urnas y decidieron para su país una nueva forma de organización del Estado. En Venezuela, las celebraciones también incluyeron conciertos con agrupaciones del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela.

GANADORES

El jurado calificador de la III edición del Concurso de Cortometrajes “Fare Cinema - El Inmigrante Italiano” estuvo integrado por miembros del Sistema Italia en Venezuela, cineastas y críticos de cine, quienes examinaron meticulosamente las 32 producciones inscritas para seleccionar a los creadores que se atribuyeron los tres primeros lugares y al ganador de la categoría Jóvenes Talentos (de 14 a 18 años de edad), además de acordar la entrega de tres menciones especiales.

El premio al Mejor Audiovisual “El inmigrante italiano” fue para Joseth Emmanuel Amarista Mora, por el cortometraje La Cruz del Cacao. De acuerdo con el veredicto del jurado, este cortometraje logró “transmitir la extraordinaria personalidad de la maestra chocolatera María Fernanda Di Giacobbe, en quien late la fusión de lo italiano y lo criollo venezolano, a través de su historia personal, narrada con maestría, acompañada de la observación de la cámara que transmite emoción, pasión, alegría y la picardía que la caracterizan, con una fotografía y edición excelentes”.

Visiblemente conmovido por recibir su premio de 3.000 US$, otorgado por la Embajada de Italia y el Instituto Italiano de Cultura de Caracas, Amarista Mora contó que su audiovisual “habla del amor por el país, del respeto por el trabajo, de cariño y entusiasmo. Cuando nos propusimos hacer este corto, tuve que ser muy valiente, porque siendo de Puerto Ordaz, alcanzar a una personalidad que no es inalcanzable, pero que tiene muchos compromisos” es difícil y “si no hubiese sido por ella”, María Fernanda Di Giacobbe, “no lo hubiese logrado”.

El ganador del Segundo Lugar resultó ser Israel Pérez Araque, autor de Sangre, una obra que desvela “los vasos comunicantes entre un abuelo italiano que nunca conoció y su nieto venezolano que transmite sus vivencias, a través de un relato poético - fílmico sensible y personal, que evoca y cautiva por su originalidad”, detalla el fallo.

Cavenit y el COM.IT.ES patrocinaron este galardón dotado con 2.000 US$ para el joven director de Maracay quien, con la voz entrecortada por la emoción, insistió en que todavía hay “muchísimas historias por contar, lo que hay que buscar la manera. Estoy muy agradecido”.

Por otra parte, Cavenit y la Sociedad Dante Alighieri de Maracay galardonaron a Luis Abraham Suárez Castillo, por su cortometraje Semblanzas de Campilongo. El jurado consideró que este documental filmado en el estado Guárico merecía el Tercer Lugar, “por su capacidad de reflejar el progreso y el desarrollo de una ciudad y su geografía circundante, gracias a la influencia del trabajo y la acción de ciudadanos italianos y su capacidad de asimilarse armónicamente a su nuevo entorno venezolano, en imágenes del presente y del pasado”.

Suárez Castillo, quien recibió una recompensa de 1.000 US$, celebró que su recién creada productora audiovisual --fundada precisamente para contar historias de los llanos venezolanos-, se estrenó por la puerta grande con este tributo a la comunidad italiana de Calabozo.

PROMESA JUVENIL

En esta tercera edición de Fare Cinema, el jurado otorgó el premio de la categoría “Jóvenes Talentos” a Eros Zinatelli, de 18 años de edad, estudiante de 5to año del Colegio Simón Bolívar y Giuseppe Garibaldi, de Caracas, por su cortometraje Los amores de mi Nonna. El documental mereció este reconocimiento “por la frescura de su relato y por la excelente utilización de los medios fílmicos” logrando transmitir al espectador el personaje de su abuela y sus emociones.

El Consulado General de Italia en Caracas patrocinó este premio en metálico de 1.000 US$ adjudicado al muchacho que acudió al acto con su nonna Filomena, de 91 años de edad, quien emocionó a los asistentes al interpretar una tonada italiana a capella. Eros Zinatelli agradeció el apoyo que le prestaron en su colegio para realizar su producción y la paciencia de abuela para participar en el cortometraje.

“Fue difícil resumir 91 años de vida en 8 minutos, pero valió la pena el tiempo que le dediqué. Este es un hermoso recuerdo que tendré de mi nonna el día que no esté presente con nosotros. Gracias”, aseveró.

MENCIONES ESPECIALES

El jurado acordó entregar tres menciones especiales. La primera fue para Método y Fe, del cineasta y periodista, Jonathan Reverón, quien presentó una “excelente síntesis de los valores fundamentales de un venezolano de ascendencia italiana”, el maestro José Antonio Abreu Anselmi, el fundador del Sistema Nacional de Orquestas, una obra social que ha “dejado profundas huellas en nuestro país y en el mundo”.

Otra mención especial fue para el cortometraje Italianófilo, del director Rodrigo Michelangeli, que con excelencia artística “retrata con agudeza y sensibilidad” parte de la obra fotográfica de José Ignacio Briceño, quien capturó con un alto “sentido estético la idiosincrasia y el modo de vivir urbano de los italianos, acompañado de un texto que transmite una comprensión profunda” del país europeo y su cultura.

Finalmente, Gonzalo Maduro Álvarez, realizador Las aguas vuelven, se llevó un diploma de honor por una producción que con “armonía y profundidad” realza en la gran pantalla el valor universal de la familia “en el ir y venir de las migraciones pasadas y actuales y los sentimientos que despierta en los migrantes”.

PARA VER

Aunque durante la ceremonia estaban previstos los estrenos de las obras galardonadas, una interrupción imprevista del servicio eléctrico impidió las proyecciones. No obstante, el Embajador Placido Vigo invitó a visitar el sitio www.farecinemavenezuela.com, donde se pueden ver los 102 cortometrajes inscritos en las tres ediciones del certamen.

Las producciones están organizadas en el portal de acuerdo a cada edición de la competencia, por géneros (documental, animación o ficción) y por los galardones recibidos. Entre los cortos disponibles, el jefe de la misión diplomática italiana destacó el cortometraje de ficción Trámite de Admisión, de Tulio Cavalli y el audiovisual Me llamaban Pietro, del director Pedro Mercado, ganadores de la primera edición que igualmente han sido reconocidos en el Do Ut Des Film Festival 2021, celebrado en Toscana.

UN FESTIVAL QUE CRECE

Fare Cinema regresará con una nueva edición en 2023. ElCónsul general de Italia en Caracas, Nicola Occhipinti, espera que el próximo año aumente el número de participantes: “Este año logramos cinco producciones en la categoría “Jóvenes Talentos”. Recorrimos muchas escuelas para promover el certamen e invitar a los jóvenes. El próximo año esperamos tener más producciones”.

Mariano Palazzo, Presidente de la Società Dante Alighieri de Maracay, destacó la proyección de esta competencia a escala nacional, que ya ha contado con obras provenientes de 18 estados de Venezuela, lo que ha permitido galardonar a realizadores de diferentes regiones del país. “Pero lo más importante de esta masificación del concurso en el territorio nacional, es que se ha rescatado y ha sacado del anonimato historias de cómo la colectividad italiana se sembró en Venezuela”, afirmó.

Del mismo modo, el presidente del COM.IT.ES, Carlos Villino, dijo que el concurso ha logrado realzar el acervo histórico de los italianos que “vinieron con su maleta de cartón y un mundo de sueños a Venezuela”, ayudando a comprender el pasado, por qué migraron, qué tuvieron que hacer y “por qué ahora nosotros somos como somos y llevamos la identidad y la italianidad como un valor bien presente en el país”.

La presidenta de Cavenit, Lidia Bruttini, resaltó la trascendencia del certamen para los más jóvenes, que desde la creación audiovisual se conectan con sus antepasados y sus tradiciones. Esta iniciativa también le “abre el futuro” a las nuevas generaciones en la industria cinematográfica.

“Las historias de Fare Cinema son todas maravillosas, son capaces de emocionarnos. Estas son historias de resistencia, de lucha, de dejar un país y de iniciar una vida en otro”. También “emociona que con una simple cámara de teléfono se puedan rescatar estas historias. Aunque la técnica no sea la más adecuada, sin duda el mensaje trasciende más allá. Es justo eso lo que queremos”, puntualizó José Pisano, Director General de Trasnocho Cultural, crítico y director general de Cinematográfica Blancica.

Fare Cinema es posible gracias al apoyo de instituciones como Italian Trade Agency (ITA), una aliada comprometida con el país non sólo en el área comercial sino también con la cultura y el bienestar de la comunidad, decidida a apoyar con su patrocinio iniciativas como este certamen.


384